Translate

Translate

viernes, 9 de diciembre de 2016

CUSCO VIRREINAL INFORMACIÓN DE SUS 23 IGLESIAS Y ARQUITECTURA COLONIAL

Saludos Cordiales, si eres un interesado en la arquitectura virreinal del Cusco y quieres información sobre sus 23 templos coloniales y demás estoy seguro que este link va ser de tu completo interes.

Visita mi blog:

lunes, 28 de noviembre de 2016

El gran Ushnu del Cusco

Imágen Referencial de Internet (Todos los créditos a sus autores) 

 Imágen Referencial de Internet (Todos los créditos a sus autores)

El Uhsnu de Vilcashuamán en Ayacucho construido por los Incas es el más alto de los que todavía quedan en pie trás la conquista, en la ciudad capital del Qosqo Existió alguna vez un gran Ushnu que cumplió funciones religiosas y de grandes ceremonias y rituales, generalmente ofrendas líquidas tales como chicha o sangre de llamas que pudieron haber sido sacrificadas.

En la calle Hatun Rumiyoc en Cusco donde hoy se encuentra el palacio arzobispal que se creía que fue el palacio de Inca Roca, hoy estudios más recientes indican habría sido el gran Ushnu de la capital de los Incas dada su cercanía a la gran plaza Inca del Auwcaypata o Huacaypata que ocupa lo que hoy es la plaza de armas del Cusco, la plaza Regocijo, la Plazoleta Espinar y la Plaza San Francisco.

Dado el gran tamaño de los bloques de piedra usados para la construcción de este recinto que dan origen al nombre Inca de Hatun Rumiyoc mismo que hasta nuestros días ostenta y que en lengua Quechua significia Lugar de piedras grandes, parece increible pensar en cuantos niveles pudo haber tenido o si fue un Ushnu de un solo nivel como existen en otros rincones del antiguo imperio de los Incas.

El verdadero nivel de esta Calle en la época Inca puede apreciarse en las calles contiguas como la Calle Inca Roca.

 
Debido a los terremotos que han sucedido en Cusco tanto el de 1650 como el de 1950 respectivamente han producido grandes daños en las construcciones coloniales alterando el nivel real de la Calle, ya que tras derrumbarse las edificaciones y casones simplemente se reconstruía dejando los escombros en este caso mayormente de materiales como adobe donde habían quedado.

Muros de la Calle Inca Roca
Gran trabajo de mampostería Inca en la Calle Inca Roca, muros que posiblemente formaron parte del antiguo Ushnu del Cusco.

Existen aseveraciones que indicar que las ceremonias del Inti Raymi pudo haber tenido su punto culminante en el gran Ushnu del Cusco, es decir en este lugar.



sábado, 5 de noviembre de 2016

Falso muro Inca en la fachada de la Calle Herrajes


En la Calle Herrajes que constituye uno de los 4 lados del Palacio Arzobispal del Cusco fue hecha una fachada pequeña para una puerta lateral que diera salida a dicha calle, esta intervención se realizó con motivo de la reconstrucción de la casona por el terremoto de 1950 dato que está documentado. Cabe destacar que los trabajos de los muros Incas que posiblemente hayan pertenecido a un Ushnu y no al supuesto palacio de Inca Roca como se creía fueron realizados con bloques inmensos de piedra Diorita, es claro que este muro de piedra es de estilo Neo-Inca y además de un muy burdo aspecto.


Al lado derecho de esta foto se puede apreciar la piedra en cuestión, se trata de un muro con escaso o casi nulo valor histórico, se hace la aclaración ya que se viene difundiendo al imagen líneas arriba como obra de la arquitectura Inca, lo cual es completamente equivocado.


sábado, 5 de julio de 2014

Anuncia aquí:

Azulejos sevillanos de la casona

La casona tiene mucha influencia morisca tanto en su ajiméz como en muchos detalles de su interior


Algunos detalles de la pileta y el patio de la casona





Calle Hatun Rumiyoc





El palacio Arzobispal del Cusco está limitado en una de sus lados por la famosa calle de Hatun Rumiyoc que significa lugar de la piedra grande, esta calle es famosa por que se encuentra entre sus muros la famosa piedra de los doce ángulos.


Escudo Nobiliario del Palacio Arzobispal donde se aprecia en el primer campo los muros de la Calle Hatun Rumiyoc y la piedra de los 12 ángulos.





Detalle de los escudos Nobiliarios de la portada


viernes, 23 de agosto de 2013

Muro de la calle Hatun Rumiyoc


Foto de Eliot Elisofon 1945

Muros del Palacio Arzobispal del Cusco 1945


Foto de la revista LIFE 1945 muros del Palacio Arzobispal del Cusco foto de Frank Scherschel

¿Que es un ajiméz?

El ajimez o ventana volada, como el pasadizo volado, es un elemento arquitectónico medieval de origen islámico que continuó existiendo en época cristiana, hasta que comenzaron a derribarse en los siglos XV y XVI, primero debido a unas ordenanzas de los Reyes Católicos y luego a la ley de Carlos I de 1530.
Los pasadizos y los ajimeces tienen otra cosa en común: su carácter de construcciones encubiertas, su función de ocultar, de ver sin ser visto.
El ajimez es un saledizo que sobresale del muro ante una ventana o balcón tapado con una celosía, de forma que se puede observar lo que hay fuera pero desde el exterior no podemos ver su interior. Es un término medieval que proviene del árabe al-simasa (ventana).
Según el importante arquitecto y arqueólogo madrileño Leopoldo Torres Balbás, los ajimeces andalusíes tuvieron su origen en construcciones egipcias, las masrabiyyat de la ciudad de El Cairo, unas cajas de madera voladas, cerradas por celosías que los árabes trajeron a España.

Fuente: Arte en Madrid

Foto del Ajiméz del Palacio Arzobispal del Cusco

viernes, 2 de agosto de 2013

viernes, 13 de mayo de 2011

Vista hacia la calle Herrajes



Esta parte de la casona no corresponde con los hermosos muros de andesita de las Hatun Rumiyoc en Inca Roca que flanquean el palacio arzobispal por tres flancos y es que estos detalles son de una reconstrucción de la casona que ocurrieron después del terremoto de 1950, cabe destacar que no fue el terremoto el que destruyo los antiguos muros Incas, los cuales probablemente hayan sido destruidos en una etapa anterior.


lunes, 2 de mayo de 2011

Hace algunos años que un corto derrumbe en las casas montadas sobre el palacio de Hatunrumiyuj, descubrió un muro, cubierto desde los primeros tiempos de la colonia; en esta forma, lo que solo era un lienzo pétreo el que se conocía, hoy ya se tiene el septentrional, el oriental y el austral; poco o nada más se ha hallado.

Fuente: HISTORIA DEL CUSCO (CUSCO COLONIAL) VICTOR ANGLES VARGAS

muros incas de  Diorita... impresionante rompecabezas lítico






sábado, 30 de abril de 2011

Don Mario J. Buschiazzo en su libro "Estudios de Arquitectura Colonial Hispano Americana" dice que el Palacio que nos ocupa fué casa de los marqueses de Buenavista y Rocafuerte, que su portada tiene columans francamente barrocas y un bacón angular en ajiméz

En la segunda planta, la hermosa ventana doble con ajiméz, con dos vanos, uno hacia cada calle, limitados en esquina por esbelta columnilla; los arcos están exornados, siguen molduras superiores y culmina en un alerón protector del balcón en esquina. El interior del edificio tratándose de un palacio, es maravilloso.

Columnas Barrocas, el amplio vano rectangular de la puerta principal del edificio, está limitado lateralmente por columnas barrocas adosadas a los baluartes laterales; columnas fingidas (por que son hornamentales, no soportan el peso del edificio) cuyo entablamento culmina en pirámides puntiagudas de cuatro caras.


La famosa piedra de los 12 ángulos simbolo de esta noble ciudad y de el ingenio constructor inca se encuentra en la calle Hatunrumiyoc y forma parte de uno de los muros del Palacio.

En un boletín publicado por el Museo de Arte de la Fundación José Orihuela Yábar siendo su director José Lambarry Bracesco, y Administrador José Leton Muñoz, por cortesía de la Compañía Cervecera del Sur del Perú y de Brannif Internacional, se expresa que el sitio y palacio que hoy comentamos es como una síntesis de la arquitectura civil en el Perú, que de palacio pre-hispánico se convirtió en mansión señorial y luego en museo de arte; y además se informa que en tiempos de la conquista, en el sitio vivió el primer obispo que tuvo el Perú, el dominico fray Vicente Valverde, y que también fue morada de su hermana Doña María Valverde, esposa que fué del Mariscal Almagrista Rodrigo de Orgoñez, muerto en combate, en Cachipampa, a manos de los hermanos Hernando y Gonzalo Pizarro.

Posteriormente el inmueble pasó a ser propiedad de Don Pablo Costilla y Gallinato, marqués de San Juan de Buenavista; y más tarde fue morada de la familia Valverde Contreras y Xarabá, Marqueses de Roca Fuerte, quienes dieron al palacio con fondos provenientes del Arzobispado, y el inmueble asumió la calidad de Palacio Arzobispal.

Explica el mismo boletín que en 1966 monseñor Ricardo Durán Arzobispo del Cusco, sintió el deseo de convertir su palacio en algo más provechoso para la sociedad y dando un ejemplo de desprendimiento por parte de la iglesia, se puso en contacto con Don José Orihuela Yábar, ilustre cusqueño, quién a través de muchos años y a costa de sacrificios, había reunido la mejor colección de pintura cusqueña de la época virreinal. El señor arzobispo decidió donar el palacio al pueblo cusqueño, y a su vez el Señor Orihuela Yábar decidió hacer los mismo con su valiosísima pinacoteca.

Se componen de 169 cuadros de pintura cusqueña, una colección de crucifijos de marfíl compuesta de 10 piezas, muebles coloniales, imaginería y adornos diversos. El arzobispado de su parte donó 11 cuadros de pintura virreinal cusqueña; el seminario de San Antonio Abad donó 16 cuadros y el maravilloso retablo barroco, dorado con pan de oro, que se instaló en la capilla del museo y que fue conducido desde la hacienda Huararaypata, propiedad del mencionado seminario. En 1970 se instaló en el museo la sala Diego Quispe Ttito con 12 lienzos  de la colección Corpus Christi, propiedad de la parroquia de Santa Ana.